Depresión

¿Qué es la Depresión?
Es un síndrome que incluye síntomas afectivos (esfera de los sentimientos o emociones: tristeza patológica, decaimiento, irritabilidad, sensación de malestar e impotencia frente a las exigencias de la vida) y, en mayor o menor grado, siempre están presentes síntomas de tipo cognitivo, volitivo, o incluso somático. ?Se podría hablar de una afectación global de la vida psíquica, haciendo énfasis en la esfera afectiva. Si bien muchos síndromes de depresión son claramente apreciables en la práctica clínica, frecuentemente resulta difícil establecer su autonomía diagnóstica respecto a otras entidades psicopatológicas.
Se ha observado que, alrededor del 2.2% de la población general padece depresión, siendo el grupo de edad de entre los 25 y 30 años y el sexo femenino, la población en la que se presenta con mayor frecuencia.

¿Existen Factores de Riesgo para Padecer Depresión?
Según la OMS, algunos de los factores que se han asociado a la depresión son la longevidad, los cambios psicosociales rápidos, alteraciones a nivel de sistema nervioso central con alteración en la actividad de algunos neurotransmisores (Dopamina, Noradrenalina, etc.), el aumento de las enfermedades crónicas (cardiovasculares, cerebrovasculares, neurológicas y del colágeno), y el exagerado consumo de ciertas drogas (tranquilizantes, los antihipertensivos y los anticonceptivos).

¿Cómo se manifiesta la depresión?
Es importante plantearse la posibilidad diagnóstica de un trastorno depresivo a partir de datos observacionales poco específicos: deterioro en la apariencia y aspecto personal, lentitud en los movimientos, marcha cansina, tono de voz bajo, expresión facial triste o poco expresiva, llanto fácil o espontáneo, problemas para concentrarse y mantener la atención, ideación pesimista, quejas hipocondríacas, alteraciones en el ritmo del sueño, y otras quejas difusas y difíciles de encuadrar. En lugar de la tristeza o bajo estado de ánimo, la queja principal puede consistir en la pérdida de interés y disfrute en la vida, una vivencia del tiempo enlentecida y desagradable, o la falta de energía vital para las tareas más sencillas de la vida cotidiana. Hay que tomar en consideración los datos sobre la historia personal del paciente, los antecedentes afectivos familiares, su situación social y económica.
Los pacientes deprimidos pueden dividirse en tres grupos de acuerdo con la sintomatología que los lleva a consultar. El primero está constituido por pacientes que manifiestan predominantemente síntomas depresivos, el segundo grupo consulta por síntomas generales u orgánicos (insomnio, falta de apetito, cansancio, dolor de cabeza, vértigo) y el tercero se manifiesta por otros síntomas psiquiátricos dentro de los cuales generalmente predomina la ansiedad.

¿Qué Importancia Tiene Diagnosticarla?
La importancia de establecer un diagnóstico oportuno radica otorgar un tratamiento individualizado que permita al paciente recobrar su funcionalidad al nivel personal, social y laboral, así como evitar complicaciones más graves como el suicidio; para lograrlo, deben de tomarse medidas psicoeducacionales (terapia psicológica y grupos de apoyo) y tratamiento farmacológico al mismo para lograr un mayor éxito terapéutico. Sin olvidar que los pacientes deben siempre ser evaluados por un especialista en este tipo de trastornos (Psiquiatra).

Autores:
Dra. Sarahi Contreras Sanchez (Médico Residente de Medicina Interna)
Dr. Carlos Alberto Kawano Soto (Profesor Titular del Curso de Medicina Interna)